La lapida

cementerioLa tarde era fría miguel visitaba el cementerio para llevar flores a la tumba de su esposa. Después de poner las flores en la tumba miguel tomo un pasillo que lejos de conducirlo a la salida lo llevo a la parte mas solitaria del cementerio, un viento muy fuerte movía los árboles, cuando miguel se dio cuenta que se encontraba muy lejos de la salida, comenzó a correr asustado ante la sensación de miles de ojos que lo observaban y sin disponérselo se vio parado frente a una lapida solitaria, al llegar a ella el viento dejo de soplar

Siguiente Publicación:

Publicación Anterior: