El árbol de los zapatos

El árbol de los zapatos era una atracción única para todo el vecindario. Sin embargo, todo empezó de un modo muy modesto. El cuento nos habla de Pablo image012y Teresa que juntos pudieron encontrar un zapato viejo y su padre les dijo que lo entierren debajo del árbol de cerezo, ya que de este modo conseguirían una mejor plantación. Al poco tiempo el cerezo se cayó sin explicación, aun así se veía como asomaba una nueva plata que luego comenzaría a dar frutos. Del árbol nuevo comenzaron a brotar zapatos y estos los bajaban para apilar por pares a sus pies y que todas las personas se los lleve gratis. El tema es que cada vez iban saliendo más grandes en talle, pero los vecinos iban creciendo también, así que siempre tendrían un par disponible.

La familia del Señor Marrón abrió al poco tiempo una zapatería, en la misma vendía los zapatos que iba a recolectar en la casa de Pablo y Teresa, pero sus padres decían que no eran buenos para los negocios. Con el tiempo, el Señor Marrón se hizo millonario, siendo que sus zapatos los vendía a una fortuna de dinero mientras que nadie más lo hacía. Un día se encontraron Pablo y Teresa con uno de los recolectores y le preguntaron cómo les iba en su negocio, él respondió que en un principio recolectaba para su abuela que hacía los mejores pasteles con ellos. Los llevó a la casa de la abuela para que prueben los pasteles y quedaron fascinados, le pidieron la receta y eso fue lo que comenzaron a vender.

arbLa familia que plantó el árbol de los zapatos empezó a vender por muy poco dinero el pastel de zapato y la gente lo compraba aún más que al Señor Marrón que pedía muchísimo dinero para este entonces. El padre pudo luego de tanto tiempo hacer los zapatos asados que le había prometido a su familia antes de que ocurriera todo este tema del árbol y sus extraños frutos que nunca más se volvieron a ver.

Siguiente Publicación:

Publicación Anterior: