Cuento de la bella y la bestia

Había una vez un mercader que tenía tres hijas. Antes de partir a uno de sus viajes, como era costumbre, le preguntó a cada una de sus hijas que era lo que quería que él les trajera de su viaje,Cuento de la bella y la bestia mientras que las mayores pedían vestidos y zapatos, la más joven llamada Bella, pidió una rosa.

Entonces el mercader emprendió su camino, sin esperarlo, una tormenta de nieve, impedía que su caballo pudiese continuar avanzando, pudo ver una luz a lo lejos, entonces decidió acercarse, al ya encontrarse lo suficientemente cerca, se dio cuenta que se trataba de un enorme y lujoso castillo. El mercader tocó la puerta pero nadie salía, como ésta se encontraba abierta ingresó, al ver deliciosos manjares servidos en la mesa y que nadie salía, comió lo más que pudo en un breve tiempo pues tenía mucha hambre. Al terminar, subió las escaleras buscando a quien viviese ahí, hasta que llegó a una habitación, en la cual el descanso y el sueño lo invitaron a acostarse.

A la maña siguiente a su lado habían colocado una charola llena de fruta y café.

Salió para agradecer el hospedaje, pero no encontraba a nadie, hasta que salió al jardín y al arrancar una rosa para su hija Bella, una enorme Bestia salió, fue entonces que la bestia le hiso prometer que le traería a su hija Bella, a cambio de perdonarle la vida. El mercader partió del castillo y al volver a casa, le contó todo a Bella.

Bella fue llevada al castillo, al pasar tantos días al lado de la Bestia, Bella aceptó en matrimonio a la criatura.

Entonces la Bestia se convirtió en un apuesto y joven príncipe, Bella se quedó enamorada y el príncipe mandó a poner rosas a todo el castillo y esta es la historia de la bella y la bestia.

Siguiente Publicación:

Publicación Anterior: